martes, 31 de enero de 2017

lunes, 30 de enero de 2017


Dijo la chamana, de vestido naranja:
-Hasta ahora he leído
 y he visto
las frutas del dolor sobre la mesa.
Son frescas.
Brillan.
El perfume está tenso como un arco.
Sin embargo, no las han tocado.
Más aún: con asombro,
los he visto asistir a sus propios funerales,
llorarse,
y los he visto sobrevivirse.
¿Para qué?
Han de creer en todo lo que nace
en medio del desorden.
Miren el viento, el misterio del caos.
Sean livianos.
Cántenle al fuego.
¿Quién puede olvidar la primavera
sosteniendo una flor en cada mano?





domingo, 29 de enero de 2017


A ver, quién nos indica
qué hacer con cierto tipo de esperanza,
cómo quitarla,
con qué ácido quemar los brotes nuevos,
cómo envolver los cortes de las ramas
para que la memoria no crepite
ni despunte un gesto  o salga un pájaro.
Algo que nos funcione
de una manera atroz, definitiva.
Algo que fugue
de cualquier error de cálculo o misterio.
Como si la esperanza no existiera.
Como si haber amado fuera poco.
Como si Dios hubiese abandonado
una iglesia completa
o una cuna.



sábado, 28 de enero de 2017


Fuimos sencillos, y nos fue concedida la justicia de las cosas bellas.



viernes, 27 de enero de 2017


Además de Triza, que se publicará este año, tengo un libro inédito, solitario, raro, que no sé si es una porquería o un rayo de luz, y que se debate entre el tacho de basura y mi pereza de participar en algún concurso de poesía.


martes, 24 de enero de 2017

La forma de Dios


A la mañana me hice la tomografía de control anual por haber tenido un melanoma muy agresivo. Recién me avisan que dio perfecta. Porque me dí cuenta de que un lunar era raro e insistí para que me operen estoy escribiendo este post. Si lo estás leyendo, andá a hacer controlar tus lunares. Leíste? CONTROLÁ TUS LUNARES. Bien, esa es la parte que quiero que recuerdes del post. Chin chin, gracias, Vida, gracias.




lunes, 23 de enero de 2017

En portugués

Otro poema de Del otro lado de la noche, traducido al portugués.

(17)


Ahora llega
esta paz
como si fuese
una visita que se espera hace mucho.

La miro.
Me mira.
Podríamos quedarnos
muchos años así.

Ahora
la casa me permite
seguir poniendo flores
para armar la alegría.

Ya hemos aprendido a no soñar la sed.

Por suerte,
afuera,
son otros los que esperan
que alguna vez
les pase.


Valeria Pariso






Agora vem
esta paz
como se fosse
uma visita há muito esperada.

Olho para ela,
ela para mim,
podíamos ficar assim
muitos anos.

Agora
a casa deixa-me
pôr sempre flores
para armar a alegria.

Aprendemos já a não sonhar a sede.

Por sorte,
lá fora,
outros são os que esperam
que um dia
lhes aconteça.

Traducción: Albino Matos





domingo, 22 de enero de 2017

Posta poética


Al lado de la librería hay una sala velatoria. Anoche alguien murió. No sabemos por qué pero dos o tres veces, un patrullero llegó hasta ahí. Los policías caminaban por la vereda mientras nosotros, sobre el patio delanero de la librería, leíamos poesía y cantábamos con suavidad bajo las estrellas. Varias copas de vino bajo los árboles, un piano afuera, una lámpara de pie encendida a cielo abierto. Fuimos sencillos, y nos fue concedida la justicia de las cosas bellas.



Sillas, mesas, lámpara de pie, teclado, guitarras, micrófono, todo afuera, sobre el patio delantero de Bok og Kaffi, la librería más genial del conurbano. Así leímos, cantamos, hicimos la ofrenda de dar y recibir bajo las estrellas, en esto que dimos en llamar una posta poética de provincia. Casi sobre la vereda. Casi en el límite entre la realidad y lo mágico (quienes vinieron saben por qué), la poesía ocurrió para curarnos de todo. Gracias, viajeros, por la noche de ayer.




viernes, 20 de enero de 2017


En casa hay lagartijas. Durante el atardecer es fácil verlas cruzar las medianeras. Por minutos, suelen quedarse quietas, verticales sobre la pared, como si desconocieran la existencia del viento o lo adoraran.



jueves, 19 de enero de 2017


No nos gusta el calor. Mi hija y yo esperamos que llegue la noche para sentir la brisa en el patio. Hace trescientos, cuatrocientos años,  esperamos, todos los días, que llegue la noche.  Nos sentamos sobre las sillas de hierro, miramos las estrellas, decimos qué lindo se respira ahora y preparamos un café pequeño para llamar al otoño. En eso consiste el paraíso.

martes, 17 de enero de 2017


Esta es mi habitación.
Hay ruido.
Viento.
Ayer un benteveo
entró y se golpeó contra el vidrio.
Es posible morir
en las situaciones más secas.
Ah, nadie nos diga cómo se detiene un vuelo.
Nadie nos diga cómo se derriba un cuerpo.
A la intemperie le gustan todas las casas.
Esta es mi habitación.
Este es el lugar
del encierro que elijo.
Acá escribo.
Acá leo.
Es una risa creer que uno está a salvo bajo un techo.
La cuarta pared ha desaparecido.




domingo, 15 de enero de 2017

jueves, 12 de enero de 2017

martes, 10 de enero de 2017

Paralelas




Hoy, en FOLA, Fototeca latinoamericana.

Recomendado de hoy


Muestra de Chema Madoz en Fola, fototeca latinoamericana, en Distrito Arcos, Capital Federal. Imperdible. 


jueves, 5 de enero de 2017

Hace unos días soñé con Inés. Tenía su vestido naranja con flores bordadas. Sonreía, sentada sobre un tablón, mientras escuchaba leer poesía. Nada mejor que estar sentada sobre una tabla de madera para oír buena poesía, me dijo. Mirá qué coincidencia.


Nota: Inés Manzano, poeta, falleció en Buenos Aires el 16 de abril de 2016.


miércoles, 4 de enero de 2017

Hagamos una posta poética

Imagino una posta poética como una parada donde uno puede juntarse con otros caminantes a recargar energías: poesía, música, comer algo rico, tomar unas cervezas. Donde no haya un programa sino que todo suceda a medida que van llegando. Vamos a ver si nos sale. Vos agendate el 21 de enero.






http://inventivasocial.blogspot.com.ar/2016/12/la-belleza-de-los-esperanzados.html

Mientras tomo mate, una libélula se pierde y entra en la habitación. La miro: está sobre la lámpara que permanece apagada desde anoche. ¿Qué destino insiste en los cuerpos que alguna vez tuvieron luz?